A los visitantes...

Este Blog responde a mi inquietud por compartir historias y fotografías relacionadas con pilotos, marcas y personajes ligados a la F-1. Las fotografías en su gran mayoría han sido recopiladas de foros y páginas webs, si alguien piensa o siente que alguna de ellas le pertenece o es autor directo y no quiere que sea exhibida en el blog puede contactarme vía e-mail. En caso de extraerse material del blog, se ruega citar la fuente o el autor de lo que se ha tomado. Se agradecen las lecturas y cualquier comentario, aporte o corrección es muy bienvenido.
_____________________________________________________________________________________

martes, 11 de agosto de 2009

Eliseo Salazar: "Sin miedo al fracaso" (Parte 8 - F-1)

_____________________________________________________________________________________
Buscando nuevos horizontes.


Frente a la imposibilidad de cubrir los costos para integrar un equipo de Fórmula Uno, Salazar mantiene inalterables sus pretenciones de continuar compitiendo en los mejores niveles, así es como se aferra a la opción de la Indy Cars. Las ganas de Salazar por emigrar a Estados Unidos se ven avaladas por una carta envíada por parte de los managers de la escudería March en Indy al chileno: "La experiencia que tiene en competir en circuitos y su conocida capacidad es la que nos ha interesado. Sabemos que en carreras en óvalos no ha participado, pero de concretarse todo, podría empezar a probar el coche en febrero próximo, en donde nosotros le enseñaríamos todos los secretos para actuar en este tipo de pruebas, que sumado a sus conocimientos en circuitos, nos pondría en camino para lograr muchas victorias juntos".

Eliseo viajó a Estados Unidos para ponerse al tanto de lo que era la Indy, allí tomó contactos con Mario Andretti y Chris Pook, el denominado "Ecclestone de la Indy", además surgió el interés del equipo Eagle, el mismo al que pertenecía Al Unser Jr. Por otra parte manejaba opciones en el Rally en Chile para conducir un Toyota y también en la Fórmula Dos Codasur, de donde recibió una oferta para correr en la fecha a realizarse en Chile, lo que no llegó a concretarse por desacuerdos en lo económico.


Junto a Mario Andretti y Chris Pook.

Sin embargo nuevamente los poblemas de dinero frenaban sus ganas de competir en el extranjero, debiendo rechazar ofertas por la falta de auspicios. Ya en 1984 casi resignado con volver a correr solamente en Chile, Eliseo recibe el llamado de Bill Hall, dueño del equipo "Hall Racing" de Fórmula Indy, quien había comprado el auto March que perteneció a Teo Fabi el año anterior, con el cual el italiano obtuvo la Pole Position en Indianápolis. Gracias a una recomendación de Robin Herd hecha a Bill Hall, este realizó una oferta al piloto chileno muy conveniente y cubrió parte de los auspicios para incorporar a Salazar con patrocinios norteamericanos, más los aportes de Goodyear y Toyota por parte del piloto nacional.

Salazar estrecha la mano de Bill Hall.

Todo parecía listo para el debut de Salazar en los óvalos de la Indy, se había firmado el acuerdo inclusive, pero a último momento el sponsor principal amenazó con retirar su auspicio si Salazar era el piloto, se habló de un conflicto de intereses políticos, lo cierto fue que tal como llegó la opción de Bill Hall se esfumó la ilusión de correr en la Indy. De pronto la vida de Eliseo Salazar sufrió un brusco viraje. Abandonó la pista deportiva y saltó al primer plano social. El anuncio de la próxima boda con la atractiva y polémica presentadora de televisión Raquel Argandoña, quien acompañaba a Salazar desde hace casi un año, dejó de lado toda noticia deportiva. Se volvió un torbellino mediatico todo lo que ocurría con la pareja, para esos años algo inusual en el país, lo que hoy sería pan de cada día.


La última tentación de la Fórmula Uno

Tras un llamado de David Riss, uno de los socios de RAM-Hart, quien ofreció a Salazar la oportunidad de volver a pilotar un F-1 en la carrera de Detroit, surgió nuevamente la ilusión de volver a competir en el primer plano mundial a casi un año de su salida en 1983. Se le pesentaba la ocasión de reemplazar a Phillipe Alliot, quien al parecer tenía problemas con sus auspicios. Aún así la opción de correr en Detroit se pospuso hasta el Gran Premio de Gran Bretaña y pese a las tratativas que realizaba Alliot por su parte para no quedarse fuera de RAM, Mcdonald llamó a Salazar para viajar a París, finalmente el desenlace fue muy similar a opciones anteriores, Eliseo no recibió ningún llamado para oficializar su reingreso a la F-1, más aún, Alliot continuó en el equipo.


W. Araya C.
Fotos: El Mercurio, La Tercera y Deporte Total.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada